Educando en Virtudes: Templanza (4)

La virtud de la Templanza permite que nuestra vida no pierda el Norte que señala siempre a Dios. Acertar en las acciones, teniendo claro que el objetivo de nuestra vida es alcanzar el Cielo o, lo que es lo mismo, ser felices amando, amando de verdad, a Dios sobre todas las cosas y a los demás por Dios.

Educando en Virtudes: Templanza (2)

La Templanza puede ser definida como el hábito recto que permite que el hombre, anteponiendo la razón a sus instintos, pueda dominar sus apetitos naturales de placeres a los que se siente atraído a través de los sentidos. Asegura en nuestro ser el dominio de la voluntad sobre los instintos.