Educando en Virtudes: Prudencia (1)

Para educar la virtud cardinal de la Prudencia es importante lo que aprendamos de la crisis que estamos viviendo actualmente, ya que la Prudencia se basa en la memoria del pasado, el conocimiento del presente y en la previsión de las futuras consecuencias de nuestras decisiones. 

Además, la Prudencia es la virtud fundamental ya que nos da la medida justa entre el exceso y el defecto de las demás virtudes, entre la exageración y la carencia o la mediocridad. 

La prudencia es la virtud que dispone el espíritu a discernir en toda circunstancia nuestro verdadero bien y a elegir los medios para realizarlo (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1806).

Lo medios de la prudencia por los que podemos realizar el bien son el juicio para decidir la acción más adecuada, y la decisión para llevarla a cabo.

Oremos a María para que la Prudencia nos guíe en este tiempo… 

Oh, Virgen Santa, ilumina las mentes de los hombres y mujeres de ciencia, para que encuentren las soluciones adecuadas y se venza este virus.

Asiste a los líderes de las naciones, para que actúen con sabiduría, diligencia y generosidad, socorriendo a los que carecen de lo necesario para vivir, planificando soluciones sociales y económicas de largo alcance y con un espíritu de solidaridad.

Amén.