La fe es como el WiFi