Sábado Santo

Era la preparación, la víspera del día del Shabbat, el día del reposo para los judíos. José de Arimatea pidió  Pilato el cuerpo de Jesús. 

Lo envolvió en una sábana, y lo puso en un sepulcro que estaba cavado en una peña, e hizo rodar una piedra a la entrada del sepulcro.

En la Iglesia, durante el Sábado Santo, el altar desnudo, y el sagrario abierto y vacío nos invitan a permanecer en actitud de espera junto al sepulcro del Señor.

En silencio, junto a María, meditamos la pasión y muerte de Jesús, su descenso a los infiernos, y esperamos su Resurrección.

Bendito Sábado Santo en esta espera.

#ColegiosDiocesanos #tueresmihijoamado #QuédateEnCasa #EsteVirusLoParamos