A ti, María, ante la pérdida de seres queridos

«Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios».

En la dramática situación actual, llena de sufrimientos y angustias que oprimen al mundo entero, acudimos en este mes de mayo a ti, Madre de Dios y Madre nuestra, y buscamos refugio bajo tu protección. 

Oremos.

Oh Virgen María, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos en esta pandemia de coronavirus, y consuela a los que se encuentran confundidos y lloran por la pérdida de sus seres queridos, a veces sepultados de un modo que hiere el alma.

Amén.